Gafas VR

Google trabaja en unas gafas de realidad aumentada que podrían llegar al mercado en 2024

Google es el invitado que faltaba para sumarse a la fiesta. Las grandes marcas tecnológicas están afrontando el final del primer cuarto de siglo con el foco puesto en la realidad virtual. Apple, Microsoft, Oculus o HTC son algunas de las firmas de primer nivel que ya se encuentran intensificando sus proyectos para ofrecer al gran público unas gafas que realmente impresionen en este campo. La experiencia de Google en este sentido se remonta a las denominadas Google Glass, que resultaron ser un fiasco de importantes proporciones, aunque ahora el asunto podría tener resultados opuestos.

La fecha y el prototipo señalan el camino

Al parecer, según las últimas informaciones proporcionadas por el medio especializado The Verge, la compañía de California estaría trabajando de lleno en la creación de un dispositivo pensado para revolucionar la interacción en escenarios de realidad aumentada. Se trata de un proyecto que lleva por nombre Project Iris y que mantiene la pretensión de lanzar al mercado en el año 2024 unas gafas cuyo desarrollo todavía está en sus primeras fases.

Las filtraciones que llegan en torno a las características de las nuevas gafas de Google señalan que ya existen algunos prototipos que podrían dar pistas sobre su apariencia. Concretamente, estaríamos hablando de un dispositivo muy similar a las gafas de tipo deportivo empleadas para el esquí, el motocross o el buceo. No obstante, este aspecto siempre es susceptible de ser depurado con el paso del tiempo.

Algunas características que empiezan a definirse

En cuanto a las especificaciones técnicas, resalta en un primer término el procesador elegido. Atendiendo a la información manejada por The Verge, este estaría creado por la propia compañía y contaría con un chip muy similar al empleado por terminales de la gama Pixel 6. De este modo, también ha trascendido que el sistema operativo seleccionado por Google sería Android y que la construcción del hardware se llevaría a cabo con la ayuda del grupo de profesionales que integra actualmente el grupo Pixel.

El eje central sobre el que busca moverse Project Iris es el de la realidad aumentada, por lo que a grandes rasgos se combinarían elementos del entorno físico con imágenes creadas por ordenador, llegando de este modo a generar un universo nuevo que sea capaz de simultanear ambos planos. Para esto, se espera que la batería del dispositivo cuente con la autonomía suficiente como para asumir un reto de estas dimensiones. Salvando ese detalle sería posible pensar en un apartado gráfico más potente que pueda transferirse hasta los visores vía internet y de una manera mucho más fluida.

La gran referencia que está sirviendo para alimentar todo lo relacionado con la calidad de la imagen y los aspectos tridimensionales está ubicada a día de hoy en el sector del entretenimiento. Dentro de las plataformas en internet de juegos de azar, los casinos destacan por generar renderizados de primerísimo nivel. Aquí es donde tiene Google puesta la mirada. No en vano, estos son casinos online nuevos que a base de realidad virtual están centrando su objetivo en conseguir que el usuario viva sesiones mucho más inmersivas. Sus salas están creadas a partir de millones de polígonos y texturas de tono hiperrealista que ayudan al usuario a disfrutar de sensaciones tan intensas como las que se experimentan en el mundo físico que conocemos. La apariencia de cada elemento está tratada al detalle, ya sea en forma de máquina tragamonedas, de tapete de póker o través de la interacción con el crupier y el resto de participantes. También los videojuegos gozan de la misma popularidad en este campo, y es que la llegada del motor gráfico Unreal Engine 5 está revolucionando la capacidad de simulación de los mejores desarrolladores del mundo.

El hermetismo reina en torno al proyecto

Las intenciones de Google a la hora de retomar el diseño de unas gafas de estas características quedaron un poco al descubierto hace cosa de un par de meses. Por aquel entonces la compañía estaba centrada en ofertar públicamente puestos de trabajo relacionados con el tratamiento de la realidad aumentada. La rumorología se disparó y, hasta la fecha, las filtraciones han ido sucediéndose en dosis muy pequeñas. 

El ambiente creado en las instalaciones de la compañía está dominado por el silencio y el afán de mantener en secreto cada movimiento. De hecho, el progreso de Project Iris estaría realizándose en un espacio al que sólo tiene permio de acceso un grupo reducido de aproximadamente trescientos trabajadores. Clay Bavor, con más de una decena de años al servicio de Google, sería el encargado de dirigir el departamento de realidad virtual. Lo haría además extremando el control de las comunicaciones internas a fin de evitar que determinados datos lleguen a los medios de comunicación.

Sea como sea, los de California se postulan como firmes candidatos para rivalizar con otros gigantes de la talla de Apple o Meta. Sólo resta ver cómo se van desarrollando los acontecimientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.