Préstamos rápidos

¿Cómo funcionan los préstamos rápidos?

Los préstamos rápidos son un producto de financiación que ha ganado terreno sobre los préstamos y créditos ofrecidos por la banca tradicional, principalmente por la reducción de trámites burocráticos relacionados con el proceso de solicitud. Son la forma más novedosa de conseguir dinero rápido y con pocos requisitos para solventar cualquier dificultad económica temporal.

En el mercado existe una cantidad enorme de empresas financieras que ofrecen este producto financiero. Plataformas como Casheddy consiguen agrupar los proveedores más importantes del sector, simplificando el proceso de elegir el préstamo rápido más adecuado a las condiciones de cada persona, y garantizando que pueda obtener el préstamo bajo condiciones favorables.

¿Qué es y cómo funciona un préstamo rápido?

Se trata del préstamo de una pequeña cantidad de dinero, con un plazo de devolución corto, usualmente de un máximo de tres meses. Son un tipo de préstamo personal que se entrega con pocos requisitos, un plazo de concesión corto y cuya característica principal es la facilidad de solicitud, usualmente tramitados por vía online.

Ventajas de los préstamos rápidos

Este producto financiero, alternativo al sistema bancario tradicional, es ofrecido por financieras tecnológicas (Fintech) y se encuentra asociado a la siguiente lista de ventajas:

  • Flexibilidad en cuanto a requisitos de solvencia. En ocasiones solo es necesario contar con un buen perfil crediticio, sin exigencias respecto a ingresos.
  • La tramitación suele realizarse por vía online, lo cual implica un procedimiento sencillo, con poca documentación y que se puede completar sin la necesidad de salir de casa.
  • No tienen límites en lo que respecta al uso de los fondos obtenidos.
  • No necesitas abrir una cuenta bancaria en la Fintech, pues el dinero será depositado directamente en la tuya y desde ella realizarás todos los gastos que necesites.
  • En caso de aprobación, los fondos estarán disponibles en un plazo máximo de 24 horas, aunque en la mayoría de los casos el desembolso del dinero a la cuenta del solicitante ocurre en cuestión de minutos.

También es preciso considerar algunas desventajas de los préstamos rápidos. Por ejemplo, el hecho de que solo se pueden obtener préstamos de cantidades bajas y con plazos de pago bastante cortos, por debajo de los créditos bancarios, cuya media se ubica en los cinco años. Adicionalmente, la tasa de interés aplicable es bastante más elevada, debido a la facilidad con la que se obtienen y el alto riesgo asociado.

¿Cómo obtener un préstamo rápido?

El proceso para obtener un préstamo rápido es bastante sencillo. Lo primero será encontrar la mejor oferta. Lo más recomendable para esto es utilizar una plataforma de comparación de préstamos, donde puedas comparar los diferentes productos y seleccionar aquel que resulte más conveniente en cuanto a tasa de interés, periodo de devolución, etc.

Una vez elegido el proveedor de préstamos, podrás realizar la solicitud del monto deseado. En este punto necesitas tener a mano los requisitos esenciales exigidos, como tu DNI, un justificante de tu última nómina o un comprobante de ingresos y, por supuesto, un número de cuenta bancaria.

Finalmente, en caso de recibir la aprobación, solo tendrás que esperar a que la financiera realice la transferencia de fondos a tu cuenta bancaria para poder hacer uso del dinero prestado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.