Inicio » Living » Yogur griego: conoce sus beneficios y aprende a prepararlo
Cómo preparar Yogur griego

Yogur griego: conoce sus beneficios y aprende a prepararlo

La mayoría de los yogures, tienen una gran cantidad de azúcar y otros endulzantes. Por este motivo, el yogur griego es uno de los más recomendados por los especialistas, debido a que contiene diversos nutrientes. Su contenido es bajo en azúcar, porque pasa por un proceso de colado de suero que hace que su lactosa disminuya.

Entre los nutrientes que aporta el yogur griego destacan: vitamina B12, calcio, proteínas, yodo y probióticos. Además, este tipo de yogur es tan saludable que puede ser consumido por cualquier persona, bien sea niños, ancianos o mujeres embarazadas.

A continuación, te presentamos en detalle cada uno de los beneficios que aporta el yogur griego, así como la manera adecuada de prepararlo.

¿Cuáles son los beneficios que te ofrece el yogur griego?  

Son muchos los beneficios que te puede aportar este yogur, en lugar del yogur tradicional. Por lo tanto, con el siguiente listado verás por qué debes incluirlo en tu dieta diaria.

Beneficios del Yogur griego

Disminuye el apetito

Las personas que ingieren alimentos ricos en proteínas, tienden a sentirse saciadas y comen menos. El yogur griego es un alimento rico en proteínas. En ese sentido, permite que el apetito de una persona disminuya y tenga esa sensación de saciedad por un tiempo más prolongado.

Además, al incluirlo en la dieta diaria, el consumo de calorías disminuirá considerablemente, generando en la persona una pérdida de peso notable.

Reduce los niveles de estrés y de ansiedad:

Resulta beneficioso para la salud mental, se ha comprobado que las personas que ingieren este tipo de yogur, con alto contenido probiótico estimulan la producción de neurotransmisores, lo que hace que perciban niveles más bajos de estrés, depresión y ansiedad.

Ingerir 100 gramos de yogur griego al día, es equivalente a una cápsula de probiótico diaria.

Aumento de la masa muscular

Al ser un alimento rico en proteínas, genera como beneficio en las personas que lo consumen con frecuencia, un desarrollo de la masa muscular. Sobre todo, quienes tienen como rutina un entrenamiento de resistencia física.

Aumento del metabolismo

Una persona que mantiene una dieta rica en proteínas, logra quemar una mayor cantidad de calorías al día. Si el este tipo de yogur es incluido en una dieta con bastantes proteínas, carbohidratos fibrosos y grasas saludables, el metabolismo aumentará hasta el punto de estimular la pérdida de peso. 

Ayuda a disminuir el riesgo de diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es una enfermedad en la que la azúcar en la sangre no es procesada de manera correcta por el organismo.

El bajo contenido de azúcar de este yogur, lo hace uno de los alimentos que los especialistas recomiendan para ayudar a disminuir el riesgo de diabetes tipo 2.

Estabiliza los niveles de presión arterial

Los expertos aseguran que la leche fermentada con probióticos, ayuda a mantener estable los niveles de presión arterial.

El yogur griego es una forma de leche fermentada que contiene alta cantidad de probióticos, lo que indica que puede ayudar a disminuir la presión arterial.

Es recomendable para intolerantes a la lactosa

Hay personas que no pueden consumir productos lácteos, y son considerados intolerantes a la lactosa. El yogur griego así como el yogur natural, contienen menor cantidad de lactosa. Por lo tanto, puede ser ingerido por personas intolerantes, esto debido a que la fermentación de la bacteria hace que la lactosa se descomponga hasta obtener ácido láctico.

Contribuye a disminuir el riesgo de osteoporosis

Es un alimento rico en calcio y proteínas, ayuda a mejorar la salud ósea de las personas que lo ingieran con frecuencia.

El consumo de calcio ayuda a reducir el riesgo de sufrir osteoporosis, catalogada como una enfermedad ósea degenerativa.

Actúa como un excelente sustituto

Puede ser empleado en la elaboración de diversas recetas saludables, por ejemplo, te puede servir como base para la preparación de salsas y aderezos. Además, es un excelente sustituto de la mantequilla y de la crema agria.

También, puedes preparar un postre saludable, si lo unes con una ensalada de frutas. Una buena opción sería usarlo para la elaboración de un helado descremado.   

Mejora la salud intestinal

Si tienes algún problema con tu salud intestinal, los probióticos que contiene el yogur griego te pueden ayudar a mejorar notablemente esta parte de tu organismo.

Para que el resultado sea más óptimo, agrega una dieta a base de plantas, es decir, con un alto consumo de frutas y verduras y bajo consumo de carnes.

¿Cómo preparar yogur griego?

Aunque parezca difícil de creer, la receta no es tan complicada, cualquier persona que tenga los ingredientes puede prepararlo desde la comodidad de su casa sin necesidad de comprarlo ya hecho.

Los ingredientes que se requieren para preparar yogur griego son:

  • 500 ml de leche entera.
  • 400 ml de nata o crema de leche.
  • 125 gr de yogur natural.
  • 60 gr de leche en polvo entera (opcional).

Si tienes en casa una yogurtera, será excelente, pero si no cuentas con una, no te preocupes porque no es un requisito indispensable.

Para preparar el yogur griego lo más importante es que consigas mantener la mezcla aproximadamente a unos 45 °C por varias horas para lograr que ocurra la fermentación. También es válido usar un termo.

Para la preparación del yogur griego, sigue los siguientes pasos:

Disuelve la leche en polvo en la leche entera, agrega la nata, y luego el yogur natural.

Mezcla todos los ingredientes con la ayuda de una cuchara o paleta, no utilices batidora.

Con yogurtera

  • Reparte la mezcla en los envases.
  • Tápala, enciéndela y déjala funcionar durante toda la noche.
  • Por la mañana apaga la yogurtera y deja reposar los yogures hasta que se enfríen.
  • Colócalos en la nevera por un tiempo mínimo de cuatro horas antes de consumirlos.

Con termo

  • Calcula nuevamente la cantidad de ingredientes a utilizar dependiendo de la capacidad del termo.
  • Mezcla la leche en polvo, la leche entera y la nata, calentando la mezcla hasta que alcance aproximadamente unos 50 °C.
  • Agrega el yogur natural y mezcla suavemente.
  • Coloca la mezcla en el termo, ciérralo, y déjalo así durante toda una noche. Procura que el termo se encuentre en un lugar de la casa sin ventilación.
  • En la mañana, coloca la mezcla en los recipientes plásticos e introdúcelos en la nevera, por al menos cinco horas antes de ser consumidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.